viernes, mayo 18, 2007


LA GOTA QUE REBOSA EL VASO


Normalmente es pequeña e insignificante, sin importancia, vulgar, neutra. Pero, es justo la que desencadena la situación,. A partir de ella se mueve el agua, se desboca,, se producen inundaciones, un deterioro irreparable. Si hubiera la suerte de que hubiese papel secante debajo, seria intrascendente. Aun así siempre seria un aviso de que se las cosas han llegado al limite, que a partir de ahora hay que ser cuidadoso para que no sigan cayendo gotas y más gotas (sí es que se puede a estas alturas parar algo)

Pero no seamos mezquinos, tomémosla en su grandeza, aunque sea pequeña e insignificante, tiene significado en la historia, como las otras mil ochocientas cuarenta que cayeron antes, todas cuentan. Las primeras son las peores, las que parecen inocentes con esa copa tan grande para llenar, se las perdona, se espera que se evaporen, pero algunas en si mismas tienen proporciones descomunales, tan grandes que si fueran la ultima ya no habría remedio posible, pero al ser las primeras ¿qué importancia pueden tener?, Ingenuos, inconscientes, desatentos. Si las hubiéramos tenido en cuenta ahora no estaríamos en esta situación de desbordamiento, en situación extrema de emergencia.

Esta gota pequeña insignificante se torna de descomunales proporciones por que esta apoyada por la masa de gotas. Juntas conjuran huracanes, peligros de sunamis. Arrasarán con todo eso que construimos lentamente. Terminarán por minar los pedestales de una vida de felicidad duradera.

Imagen: Fortunata

3 comentarios:

Sergio Mardones dijo...

Querida Fortunata
Esta gota de felicidad me recuerda a otra gota, de angustia. Las dos son gotas, y son iguales.

TOROSALVAJE dijo...

Pues sí, comparto tu reflexión, probablemente esa gota no tiene maldita culpa pero desencadena el infierno.

Un beso.

Margot dijo...

O como las gotas de las torturas chinas que me contaban de peque para asustarme... hay gotas que...

Pero van besoss a chorro, que ese da igual que inunde!