viernes, agosto 29, 2008



DESPEDIDA

Habían ido a la costa a pasar unos días. Habían disfrutado del sol y el mar, de paseos vespertinos acariciados por la brisa y las olas mojando los pies.
El tiempo se acaba.
Al despertar de la siesta los cuerpos se han visto impelidos el uno hacia el otro. Él se acopla a sus deseos antes de tenerlos y ella satisface los suyos con premura. Hacía tiempo que el placer no llegaba a cotas tan altas. No se levantan, se quedan abrazados en silencio viendo como la luz del sol se desplaza por la pared. Finalmente él pregunta:
- ¿En qué piensas?
- Dí mas bien ¿en quién piensas?
Él no puede disimular el dolor que le produce la respuesta.
- ¿En quién piensas, entonces?
- En ti, pienso en ti. Ésto se acaba
Las lágrimas empañan los ojos... La abraza mas fuerte si cabe.
- Te quiero
- Yo con todo mi corazón. Eso no cambia nada.
Silencio largo.
La luz rojiza del atardecer llena la habitación.
Los dos lo saben, lo saben desde el primer día que llegaron. Están tristes, una ola de dulzura inmensa les envuelve. Se acarician despacio. Las yemas de los dedos rozan apenas la piel que memorizan. Los ojos de uno en el otro como imanes. No quieren olvidar ningún detalle; la peca sobre la sien derecha, el peso de los párpados, la forma exacta del lóbulo de la oreja, la curva del hombro, las arrugas que rodean los ojos...Todo
El sol ha dejado paso a la luna.
No podrán dormir. Se lamen. Se huelen. Se escuchan ... Al amanecer quemaran los últimos cartuchos un fuego intenso y doloroso...
La luz de la mañana se clava como un cuchillo afilado.
Cada objeto que recogen es un desgarro en algún lugar del cuerpo del otro. Todo ocurre despacio, pesado...
A las doce hay que dejar la habitación....
Ninguno de los dos habla.. Siguen así mientras él conduce y ella apoya su cabeza en su hombro....


Imagen: Fotograma de la película "À bout de souffle" de J.L. Godard

3 comentarios:

S. M. L. dijo...

Suele suceder...

ybris dijo...

Preciosa despedida.
Placer y sentimiento.
Inolvidable... y tan bien descrita.

Besos.

Bohemia dijo...

Sucede que a veces eso pasa...Muy bien contado...