martes, marzo 17, 2009


Los dedos se me hacen huéspedes.
Un hormigueo recorre las falanges,las falanginas, las falangetas y estalla como los brotes de las ramas y unas hojas palmípedas se abren engordan y crecen. Es primavera, todo se expande, vienen con ganas de vivir , llenos de letras, ansiosos de aplastar las teclas. Miran el cielo azul. El tibio calor del sol los vivifica.
!!Despierta holgazana!! Gritan. Los párpados cansados, no todo es joven en este cuerpo, no quieren subir las persianas. !A oscuras, escribir a oscuras! !Teclear a tientas! !Barajar las palabras! El mundo es nuestro, somos tiernos, ardorosos, venimos con sangre nueva, nos hemos curtido con el frío del invierno. !Abrid páginas en blanco! No sabéis los rudimentos !No hace falta! Es la energía que traemos en las yemas, ese ansia de trabajar la palabra, llovemos letras por los estomas, es primavera, el amor quiere ser proclamado, las calles se llenan de gente al atardecer, queremos contarles lo que pasa, subir a los campanarios, rezar como el Imán nuestros poemas.
Al índice le gustan los romances, al corazón el verso libre. Nadie les detiene ¿No te gusta lo que escribo? Dice el anular. Ve entonces a otro blog o compra un libro en la cuesta de Moyano. !Me importa un bledo! No por que tu no los admires los árboles dejan de crecer en primavera. El meñique calla y golpea insistente las teclas, salen jarchas de sus dedos, canciones de amor, canciones de amigo, !Habibi! ¿Dónde estás Habibi? No te encuentro. En España la fussión es una moda. Je parle francaise, I speak English. el chino no, pero puedo cantarle un haiku que también viene de oriente o recitarle unos slokas en sánscrito. Unos dibujos Manga si se empeña, muchachos de ojos grandes, bocas enormes y voz fina. El pulgar es mas discreto; goza de los placeres de la vida, buenas recetas de cocina; es un gourmet, le gusta el maridaje de los vinos, canta por las noches ópera, o zarzuela, mas castizo; bebe unos palos cortados y habla con un ingles de los placeres que se gozan en España mientras le pasa la uña por el lóbulo de la oreja, le hurga en la nuca y le hace sentir escalofríos.
Se han vuelto locos los dedos de mis manos, ya no obedecen a nadie, independientes y salvajes como jóvenes enardecidos. Los miro, como la madre a sus cachorros, con orgullo y temor, mas orgullo que temor y eso me salva.
Total somos pobres y los pobres no conocen la crisis, siempre en la calle, somos los dueños de la calle, conocemos todos sus vericuetos, los tugurios mas sórdidos no nos dan miedo, los cartones y las mantas roídas son nuestro habitáculo. Haré de vosotros mis héroes callados. Dice el índice en un afán de hacer historia.

!!!Callad, me tenis loca, no habléis todos al mismo tiempo!!!

Los dedos se me hacen huéspedes ahora que llegó la primavera.

.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Viva la vida que renace y viva la mano de Fortu.
D.

Auxi González dijo...

Qué bonito, Fortu. Yo hice una vez un poema a mis manos, pero nunca pensé que también los dedos podían tener personalidad propia!