lunes, octubre 09, 2006







LA LLAMADA






Estabas allí. Yo te explicaba el significado de las sombras impresas en la película de plástico. La anatomía que se representa en la infinita gama de los grises y esa otra sombra en el centro que puede no ser nada o ser por el contrario una sentencia que acaba con la vida. Sonó tu teléfono. Empezaste a hablar en francés con una voz atropellada y dulce, entrecortada por las risas. No entendí las palabras pero sí el brillo de los ojos y la luz en la cara. Una sonrisa se instaló todo el tiempo. Al colgar, ya no eras la misma. No me atreví a preguntar y continué la explicación, como si tal cosa.

(Colombine)


Mientras me hablabas; quebrada la voz con el recuerdo de la joven de ojos claros y sonrisa melancólica; señalando la sombra que indicaba una latente amenaza; yo sentía en mi vientre un vaivén de aguas agitadas, un empuje decidido en mis entrañas.
Cuando sonó la llamada no pude disimular el gozo que producía en mi la confirmación de mi esperanza.
No preguntaste, tampoco dije nada.
Seguiste explicándome el significado de la gama de grises en la placa.
Yo pensaba en que la vida y la muerte son puntos que se tocan, simultáneos uno se apaga y otro brota en la línea de que se extiende al infinito.
Alegría y dolor son dos caras de la misma moneda.

(Fortunata)



2 comentarios:

Colombine dijo...

podría haber sido así la llamada

qué fina es la liea que separa muerte y vida

final y principio llegan a tocarse, casi

y un círculo se cierra

algún día podríamos llegar a hablar de esto
con naturalidad
sin nos afecte

pero de momento ....... la muerte es un gran misterio y tratamos de ocultarla .

Amor dijo...

Eso de "sentir mientras me hablabas". No sabes qué a menudo siento yo aquí sentado un calor muy fuerte y muy gozoso cuando leo palabras aquí y allí de
Amor,
y a veces, Dios, qué bien, a veces de
Amor
por mí. Hoy por ti,
Fortu,
Amor