lunes, mayo 07, 2007
















Imagen: "Pesadilla" Fúsili


Nunca hubiera escrito sobre este personaje, a no ser que hay casualidades que hacen que vidas que sin ser paralelas se manifiestan en tiempo y lugar de forma, si no semejante, al menos parecida. La fragilidad de la profundidad del sueño hace que uno se debata con la almohada, y en esa voltear la cabeza es cuando se presenta Marave Martínez, usurpando la poca lucidez de ese momento para infiltrarse en mi mente y materializarse. Sabe de antemano que soy una escritora de segunda o tercera clase y eso le da ventaja para llenar mi mente de sus éxtasis y sus visiones… he de reconocer que yo no gozo de esos estados privilegiados en los que ella parece estremecerse y gritar de gozo para luego llorar.

Marave Martínez lleva una vida activa por las mañanas trabaja para un ministerio en la sección de información: da impresos, indica donde deben dirigirse y aclara todo tipo de dudas. Lo único que la diferencia del resto de sus compañeras es la sonrisa con que lo hace. Por la tarde colabora en la edición de una revista que se publica mensualmente en su distrito. Cuando termina con estas actividades; se reúne con amigos, va al cine o al teatro. Las noches las pasa sola, escucha música tumbada encima de la cama, siempre música vocal y siempre clásica cuando por fin se duerme y, esto suele llevarle horas, comienzan sus accesos; tiembla toda en sus delirios, se desnuda con urgencia, gime y dice palabras inconexas, cambia de posturas, bracea y arquea la espalda, suda, grita tiene espasmos al final siempre llora.

Su llanto es desconsolado, la acaricio mientras me cuenta sus visiones. La de hoy ha sido con un hombre viejo. Está con su mujer viendo la televisión, beben algo de color ambarino, ella se queda dormida recostada sobre su hombro, él la lleva a la cama. Una vez allí la desnuda lentamente, parece casi muerta pero respira es una respiración honda, casi un ronquido. Cuando la ha desnudado, echa la ropa sucia al cesto de la ropa y, comienza a vestirla con unas medias negras de encaje y un corpiño, que cierra con dificultad por su vientre abultado, unta su pubis de jabón y comienza a afeitarle su escasa mata de pelo, lo hace despacio como acariciándola. La cara de ella es placida, no abre los ojos en ningún momento. Cuando termina disfruta de ella como algunos forenses de los muertos. Por la mañana ella sigue durmiendo cuando él le trae el desayuno. Luego salen a pasear cogidos del brazo por la vereda del río, ella se cuelga de él, se muestra satisfecha, algunas mujeres la miran con envidia.

Marave Martínez llora, le duele esa capacidad suya de sobrevolar el tiempo y el espacio. La estrecho entre mis brazos hasta fundirme con ella.

Aunque Pereptil Pérez crea que merece un primer premio por que su dolor sea más atroz que el de un perro parapléjico,o un viejo loco. Y sea un dolor existencial, el dolor de un pobre tipo puesto a prueba por Dios y abandonado por los hombres. Marave Martínez cree que ella también merece, si no un premio, un certificado de asistencia por que el suyo es el dolor intenso del que vive una vida que no es suya, goza sin cuerpo, roba a escondidas palabras y es un espejo roto de otros textos.



Dedicado al Dr Vicious insigne escritor que debería estar, como bien dice Teresa, entre los escritores top chilenos. Vayan a verle hagan click aquí y disfruten


8 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Ahora iré, espero disfrutar tanto como lo he hecho con el tuyo.

Besos.

Jesús dijo...

Escribes muy bien amiga me encantó tu narración

cronopio44 dijo...

A todos nos van doliendo arcanas vidas paralelas, en la angustia rectilínea de las nuestras... Que nuestros espasmos y convulsiones sean un homenaje a cada existencia particular y dolorosa... Ese parece ser a veces el único objetivo...

MentesSueltas dijo...

Hermoso homenaje, ya mismo leo algo de él.
Un abrazo desde Buenos Aires.
MentesSueltas

Margot dijo...

Pues a mí me encantó tu homenaje, hasta me asustaste un poco y eso nunca lo habías hecho, Fortu!!

Voy allá... un beso!!

Los viajes de Sisifa dijo...

Des-cubro desde las letras
sin termino ni inicio
circular
los pensamientos cercanos
Sisifa

mentecato dijo...

¡Buenísimo!

Un abrazo.

Therese Bovary dijo...

Amiga linda, que gran cuento se le ha ocurrido por acá.

¡Qué notable personaje!

Creo que el Dr, Vicious ha de sentirse muy emocionado con su dedicatoria y sus palabras, bella Fortu.

Besitos