jueves, mayo 31, 2007















NUNCA DIGAS SIEMPRE

Si hay algo parecido al infierno, es Madrid en Agosto, cuando la temperatura no baja de los 40º y el asfalto hierve. En esos días, el silencio de la tarde es comparable al bullicio de la noche. Las cucarachas, las ratas y los humanos salen de sus madrigueras para buscar un poco de aire, aire ponzoñoso, envenenado. Las terrazas están abarrotadas de gente se ven disputas por los sitios libres.

(continuara......)


Imagen: Inma Soler "Plaza de la paja - Madrid"


8 comentarios:

M. Lamordes dijo...

Uy, veo que el fantasma de la muerte despierta en ti tórridas y malévolas sensaciones.
Un abrazo

mentecato dijo...

Qué maravilla tus copiosas letras: eres un tumultuoso río que baja azuceno desde las altas serranías...

Un abrazo.

mentecato dijo...

Te dedicaré harto tiempo para leer todo lo tuyo.

Un abrazo.

TOROSALVAJE dijo...

Que buenooooooooooo.

Ya intuía el que aquello de los guantes no pintaba bien, jajajaja.

Bravo Fortunata.

Besos.

Esther Hhhh dijo...

mmmmmmm Madrid en verano carece de lo que tienen estas costas... Madrileños. Debe ser por eso que a pesar del calor, es cuando más me gusta :P

Besosssss

Margot dijo...

Que continúe!!

Me encanta esa plaza... y en las noches de agosto también, a pesar del aire asfixiado.

Antona dijo...

Pues preparate,ya esta aqui
bss

Amapola dijo...

Continuarás...y te seguiré, pues si de calores hablan tus Agostos, de hielos eternos hablan los míos en este Santiago de Chile azotado de frío.
Vueltas del mundo.
Lo lindo es estar cerca, sin distancias, aún tan lejos.
Y así me siento yo de ti...muy cerca.

Un beso