miércoles, enero 09, 2008

LAS HERIDAS

No quiero
Curarme las heridas
Con costras y corazas
Nublar mis ojos
Con olas de tristeza
Anegar mi pecho en agua
Secar mis manos de caricias
Dragar mi paladar de besos
Tampoco protegerme
Con muros y cañones
Llevar un carcaj
Y tirar flechas
Guardar mi corazón
En un arcón de hierro
…..
Más bien me gustaría
Que echaran chispas
De alegría mis pupilas
Que volaran bandadas
De besos de mis labios
De mis manos mariposas
Que rozaran tus mejillas
Llenar de ascuas el pecho
Hornear un pan caliente
Cantar mientras espero
Tener preparado un jarro
De risas frescas

Cuando llegues tú
Peregrino de mí
Calmes tu sed
Tu hambre
Y descanses
En lecho mullido
……


4 comentarios:

Sergio Mardones L. dijo...

Ah, un jarro de risas frescas. Qué hermoso...

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Suerte del peregrino.
Todo sentimiento y dulzura.
Besos.

Bohemia dijo...

La suerte, el premio a un largo peregrinaje...

Hermoso poema...

BSS

JARDIN HAIKU dijo...

y aquí andamos, recorriendo tu reino, tu taller, tu granja, en fin
me encantan tus blogs!
ya están en mis enlaces!!!!!!

un abrazooooo