martes, marzo 11, 2008


EL CALLEJÓN

La lluvia
Suave
Lenta
Se desliza por el tejado
Hasta llegar al canalón
Y descender por el muro
Se derrama por la acera
Hasta formar un charco

El cuchillo rasga veloz el aire
Se hunde en la carne
Atraviesa las vísceras
Desgarra la piel y los músculos
Repite el gesto varias veces
La sangre mana a borbotones

La luna casi llena
Bracea con las nubes
Para hacerse un hueco
En el instante preciso un rayo
Ilumina la escena

Silencio y soledad
En el callejón del pueblo
Sobre los adoquines un taconeo
Cada vez más rápido
Los maullidos de una gata
Son los testigos ciegos

El agua corre al encuentro
de la sangre
se mezcla en un reguero
hacia la alcantarilla
a un lugar más oscuro
Más silencioso
Más triste
que la noche
Más desolador y doloroso
que el infierno.

Imagen: Mark Escher

6 comentarios:

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

He leido tus dos poemas, Distintos. El "amor prohibido" (quien habra inventado esa frase, ¿como va a ser el amor prohibido?) y el drama de la soledad. Eres muy buena.
Besos.

Wilhemina Queen dijo...

Muy bueno el poema y excelente la ilustración!!!!!!!!!
una muy muy buena combinación de sensaciones, imagenes, colores, sentimientos!

Margot dijo...

Entre señales y llamadas, torreones y luego maullidos por aceras negras... uffff.

Marina Lassen dijo...

Que bueno, por favor!
x
M

Esther Hhhh dijo...

Me ha gustado esta historia turbulenta...

Besitos Fortu

TOROSALVAJE dijo...

Buenísimo.

Tu callejón estremece.

Me ha gustado mucho.

Besos.