jueves, junio 26, 2008

MATERNIDAD

Dijo una madre:

He parido un hijo del que apena sé nada.
Le he mecido en mis brazos
Le he dado leche tibia de mi seno
He cuidado con desvelos sus fiebres
Durante días he tomado su mano y hemos ido y vuelto de la escuela.
Hemos jugado al parchís o a la oca... leído cuentos
Año tras año ha multiplicado el tamaño de su cuerpo con el alimento que yo he preparado”

Prosiguió la madre

Cuando viene me pregunto ¿eres tu el niño que tuve entre mis brazos, el que llenó con sus risas mis días de invierno, el que construía castillos de esperanza en verano?

Veo un hombre cansado, agobiado por el quehacer de cada día... que se inclina sobre mi y me da un beso... yo le contemplo admirada por su valor ante la vida... y triste por que ya mis manos no pueden protegerle.


Me agarro de su brazo y paseamos en silencio por el parque....

3 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Tremendo.

Me ha golpeado fuerte.

Que crudo y que real.

Besos.

Esther Hhhh dijo...

La vida es así...

Besitos

Margot dijo...

Eso, Fortu, resume todo, la vida principalmente...

Un beso paseando por el parque.