viernes, julio 11, 2008


PRISIONERA

- ¡Ven!

Me dices
No me muevo, miro tus pies y no me muevo.

- !!!Ven!!!

Tu ira por no ser obedecido a la primera me llega y me acaricia. Tiemblo, sonrío dulcemente y sigo quieta donde estaba.

- !!!VEN!!!

Sale fuego por tus ojos, por tus fosas nasales, por tu boca. Tu ira me quema y me enciende de tal forma, que río de placer parada por el miedo.

Te vas. Cierras con llave la puerta. Mandas a las sirvientas más jóvenes con bandejas.

Preguntas:

- ¿Bebe?
- Apenas moja sus labios
- ¿Come?
- Nunca prueba bocado
- ¿Duerme?
- Sigue parada donde estaba
- ¿Qué hace?
- Mira el cielo encapotado por el día. La negrura profunda por la noche.

Abres la puerta y suspiras.

- Ven….

Voy a ti. Bebo el agua de tus besos. Tomo el maná de las caricias de tus dedos. Descanso en el colchón mullido de tu pecho.
Murmuras en mi oído como si fuera un sueño.

- ¡Vivir sin ti es como vivir sin alma!

.

3 comentarios:

Leodegundia dijo...

:-) Realmente era una prisionera.
Muy bueno el relato.
Un saludo

Margot dijo...

Ufff da algo de miedo...

Besote, Fortu!

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Amores presos. Un texto muy bonito y te comprendo esa añoranza caribeña.
Muchos besos.