martes, julio 13, 2010

ENTRE VIAJES

A la vuelta del viaje, la bruja guardó su escoba voladora. Se puso el mandil, pasó el aspirador, limpió el polvo de los muebles, fregó toda la casa, adecentó los baños, recogió la cocina, fue a la compra, guisó para varios días, resolvió asuntos en la calle, quedó con las amigas, comió con la familia, visitó al bebé....

Pasada una semana pensó: “Necesito un cambio de aires”
Preparó la bolsa y salió volando al sur.

El mar azul y plano ya la estaba aguardando.


Imagen tomada de google

5 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Está bien tener un lugar donde tocar tierra. Y está bien tener un mar aguardando.
Besos

isabel gutiérrez dijo...

Sé de quién hablas, brujita.Besos desde Canseco.

Auxi González dijo...

Qué envidia!!

இலை Bohemia இலை dijo...

que disfrute mucho esa brujita!!!

Anónimo dijo...

Esa brujita tiene cara de lechuza feliz
D.