sábado, agosto 02, 2008


EL VIAJE


.- ¿Estás preparada? Preguntó desde el vacío de sus ojos.
- Si, lo estoy
.- No hay prisa, si quieres puedes esperar
- ¿En que cambiaría eso las cosas? ¿Podría cambiar de alguna forma el pasado?
.- No, no hay nada que podamos hacer en ese aspecto. Quizás haya algo que quieras hacer antes de irte.
- Nada relevante se me ocurre
.- Despedirte de alguien
- Cada separación es una despedida
.- Puede que te quede algo pendiente. Todavía estás a tiempo.
- Todo está en orden. Al menos hasta donde alcanza mi inteligencia.
.- ¿Ya sabes dónde ?
- Si
.- ¿Cómo?
- También
.- ¿Cuándo?
- No sigas con preguntas inútiles. !Vayamos!

Caminaba rápido. La seguía con dificultad

.- !Dame la mano!
- No es posible, debes caminar sola
.- Vas muy deprisa
- Acelera entonces

Corrió cuanto pudo, pero la distancia aumentaba a cada paso

.- !Espera, por favor, espera!

Dejo de verla, la noche era negra, se tumbo abatida. Mañana sería otra vez otro día, otro día, otro día, otro día.....

Le gustaría que hubiera un faro que iluminara la tierra.... Todo estaba terriblemente a oscuras.

.

3 comentarios:

Bohemia dijo...

Quizás por eso me gustan los faros,porque me iluminan siempre, incluso en mis momentos bajos...

Un beso Fortunata

Margot dijo...

Ummm los faros, ya sabes sí...

Y no sé, tal vez tu prota debería no dejarse llevar por alguien tan preguntón, tan raudo... las prisas no son buenas, no, no lo son... dile que mejor busque otro faro!

Beso, Fortu

Meigo,aprendiz de Druida dijo...

Bonito texto. La oscuridad, mal compañero. Faros o luceros, luces y miradas, siempre cerca.
besos.